Los modelos automáticos en las cajas de cambio se han vuelto cada vez más comunes en el mercado actual. Hace apenas una década, su uso estaba bastante limitado, sobre todo en los coches de fabricación europea. Para poder olvidarse del molesto embrague, había que sacrificar eficiencia y optar por una lenta y poco desarrollada caja de tres o cuatro velocidades. Sin embargo, en nuestros días hay una relativa variedad de cambios automáticos que cualquier comprador puede adquirir, en dependencia de sus necesidades, ya sean de rapidez, precio o consumo. A continuación, te presentaremos las cajas de cambio automático más conocidas, sus ventajas e inconvenientes; para que puedas elegir conscientemente a la hora de adquirir un modelo u otro.

CVT/ Multitronic o Cajas de variador continuo

Este sistema de transmisión es una combinación entre la dinámica y el ahorro propios de los sistemas de cambio manual y la comodidad de la transmisión automática. Posee un control de asignaciones variable y /o adaptativo que siempre aprovecha el rango ideal de revoluciones del motor. Los fabricantes japoneses suelen utilizarlo con frecuencia en sus vehículos, aunque también es bastante común en marcas como Ford. Es un tipo de cambio automático lineal, que generalmente posee una única marcha, aunque existen fabricantes que simulan por medio de la electrónica los cambios de marcha, para otorgar al conductor un mayor dominio de la aceleración.

¿Para quién es ideal el sistema CVT?

El sistema CVT es recomendado para aquellos que prefieren conducir sus vehículos a velocidades moderas. Siguiendo un paso tranquilo, el coche resulta muy confortable y silencioso. En cambio, cuando se acelera a fondo, el motor suele revolucionarse mucho y el  aumento de velocidad no es demasiado apreciable. En conclusión, si eres un corredor nato, esta caja de cambio no es adecuada para ti, pues está pensada para funcionar de manera óptima cuando se conduce a un ritmo moderado.

Caja de cambios automática de doble embrague

Esta caja de cambios automática ha ganado gran prestigio por ser la que realiza de manera más rápida y eficaz las transiciones entre marchas.  Sin duda es la más famosa y la utilizan nada menos que los coches del Grupo Volkswagen. Actualmente, también la instalan fabricantes como Hyundai y Mercedes-Benz. El número de velocidades de la caja de doble embrague puede ser variable, en dependencia de la marca. El principal inconveniente es su elevado coste, tanto de adquisición como de mantenimiento.

¿Para quién es la caja de cambios automática de doble embrague?

Este tipo de caja de cambio es ideal para los amantes de la rapidez, y también para aquellos que pueden permitirse un coche que pueda andar igual de cómodo a cualquier velocidad. Si normalmente conduces a ritmo moderado, deberías pensártelo mejor, puedes obtener una opción mucho más económica, como la CVT.

Caja de cambios automática de convertidor de par

La característica más distintiva de la caja de convertidor de par, es su posibilidad de ahorrar combustible, permitiendo un consumo medio comparable, e incluso menor, al de las variantes de cambio manual. Se caracteriza por la suavidad de las transmisiones, cada vez más rápidas. El ejemplo más notable es ZF, que produce sistemas de transmisiones de ocho velocidades, todas muy precisas. La utilizan coches tan cotizados como los BMW.

¿Para quién es ideal la caja de cambios automática de convertidor de par?

La caja de cambios automática de convertidor de par es altamente recomendada para aquellos que buscan el ahorro de combustible, sin sacrificar eficiencia y confort. Aunque cabe destacar que la calidad de este producto puede resultar fascinante para cualquier conductor. No es tan económica como la CVT, ni tan costosa como la de doble embrague.

Caja de cambios automático robotizado

El cambio automático robotizado ha ido ganando popularidad en los tiempos actuales. Podría decirse que es un tipo de cambio semiautomático, pues consiste en un sistema de cambios de marcha manual con un embrague electrónico.

Finalmente termina siendo un sistema mecánico, pero su complejidad es mínima. Su coste de reparación es realmente bajo y permite que el conductor pueda decidir cuándo cambiar de marcha. La principal desventaja es su falta de suavidad en los cambios y la utilizan algunos vehículos de Peugeot, Citröen y Dacia.

¿Para quién es ideal la caja de cambio automático robotizado?

La caja de cambio automático robotizado es una gran opción para los que deciden aprovechar el ahorro de combustible y el bajo coste de reparación de los sistemas manuales, pero conduciendo un coche que, en definitiva, es automático.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies